Saltar al contenido

Muñeco Daruma. Historia y Significado

El muñeco Daruma japonés, su significado, historia y simbología.

El Daruma es un muñeco o muñeca tradicional japonés, que en Japón se ha convertido en un símbolo de perseverancia y suerte. Pero fuera de Japón, no mucha gente conoce su historia, ni lo que se esconde detrás de su aspecto bobo.

Imagina que estás de visita en Japón. Te quedan unos días antes de tener que viajar de vuelta a casa, y todos tus amigos y familiares te piden que traigas recuerdos. Quieres ser original, tal vez evitar el típico alcohol, los llaveros con fotos de lugares famosos o los muy populares (con razón) pero un poco tópicos sabores múltiples de KitKat. Mientras caminas ves un simpático muñeco rojo y redondo en uno de los escaparates. Te has topado con uno de los artículos japoneses más emblemáticos que puedes encontrar.

El Daruma es, en efecto, uno de los símbolos de Japón. Tiene sentido llevárselo a casa y regalarlo, o exponerlo en una estantería, pero su apariencia puede ser engañosa, ya que este muñeco, tiene una larga historia, una rica herencia y un origen bastante inquietante.

Bodhidarma, el monje fundador del budismo Zen e inspiración del muñeco Daruma.

El Daruma tiene como modelo a Bodhidharma, un monje al que se atribuye la fundación del budismo zen, que parece haber vivido entre los siglos V y VI de nuestra era. Sus orígenes están rodeados de misterio, y la mayoría de los relatos que documentan su vida están mezclados con leyendas, lo que hace que el seguimiento de la peregrinación de Bodhidharma desde las «regiones occidentales» (posiblemente Asia central) sea una tarea muy difícil.

Durante sus viajes se detuvo durante un tiempo en un monasterio Shaolin, en China, fundando el famoso arte marcial homónimo. Luego continuó su viaje hasta que decidió instalarse en una cueva y meditar. Aquí comienza la historia del Daruma (por el nombre japonés de Bodhidharma).

Meditó, con los ojos pegados a una pared, en posición sentada durante nueve años, sin descansos, y sin cerrar los ojos, excepto una vez, después de siete años. Estaba tan furioso consigo mismo por lo que percibía como falta de disciplina, que se cortó los párpados para no volver a dormir. Cuando los párpados tocaron el suelo, brotaron plantas de té verde. Esta leyenda es una de las razones por las que los monjes budistas suelen beber té verde para mantenerse despiertos.

Además de la automutilación, Bodhidharma también sufrió la pérdida de sus brazos y piernas (según algunas leyendas, se le cayeron del cuerpo) como consecuencia de su inmovilidad durante nueve años. El arte y el folclore que representan a Bodhidharma le muestran casi exclusivamente con estas características, por lo que los muñecos Daruma, en todos sus aspectos, simbolizan la posición y los rasgos de Bodhidharma.

Además, todo el diseño de la Daruma tiene profundas raíces y significado, hasta los más mínimos detalles, lo que hace que esta muñeca sea mucho más que un simple artículo doméstico.

Las partes del muñeco Daruma y su significado.

Ojos del Daruma: una de las características más notables de la Daruma es su mirada perdida. Estos muñecos no tienen pupilas, sino que presentan grandes círculos blancos donde estarían los ojos. Una de las teorías que se esconden tras esta elección en el diseño está relacionada con la leyenda de Bodhidharma quitándose los párpados.

Otra más destacada sugiere que deriva del hecho de que, en el pasado, aquellos que querían que el dios que residía en el muñeco les ayudara a conseguir sus objetivos juraban que darían a Daruma su vista si el dios les ayudaba a tener éxito en sus empeños.

Vello facial: La barba y las cejas pintadas en el muñeco pretenden reproducir los rasgos faciales de Bodhidharma, pero no tienen una finalidad meramente estética.

De hecho, las cejas tienen forma de grulla y la barba de tortuga. Estos dos animales suelen representar la longevidad, en la cultura japonesa (así como en el resto de Asia oriental). Los artesanos empezaron a aplicar estas formas en la Daruma para que coincidieran con el proverbio japonés «La grulla vive 1000 años, la tortuga 10.000«.

Cuerpo: el Daruma no presenta piernas ni brazos, como recuerdo de que Bodhidharma perdió sus extremidades en su búsqueda de la iluminación a través del autosacrificio y la meditación, pero hay más.
Los muñecos originales estaban diseñados para que fuera imposible volcarlos. Si se inclinaban, la Daruma volvía a su posición vertical.

El Daruma es un talismán de la suerte, pero sobre todo de la perseverancia. Quien pide la ayuda de este dios reconoce la importancia del sacrificio ante la adversidad.
Por esta razón, el muñeco sirve de recordatorio de que, por muchas veces que uno sea derribado, siempre hay que aguantar y levantarse para conseguir un objetivo.

La expresión japonesa nanakorobi yaoki, que se traduce como «siete veces abajo, ocho veces arriba«, está estrechamente relacionada con esta ideología y con la propia Daruma.

Escritura: en la parte central de la Daruma se escriben a veces kanjis que significan «suerte«, «fortuna«, «perseverancia» u otros similares, probablemente como reflejo del motivo por el que se adquirió la muñeca. Además, a veces, la gente escribe su deseo, o su objetivo, en el propio muñeco, tal vez para recordarse a sí mismos, o para informar al dios de una manera más «oficial».

Color: las razones detrás de la elección del color del Daruma son interesantes, pero enrevesadas, y difíciles de encontrar consenso. Hoy en día podemos encontrar estos muñecos decorados en todo tipo de colores, cada uno de los cuales significa un auspicio diferente.

Por ejemplo, en Japón, el color dorado se relaciona con el dinero y la fama; el negro se supone que aleja la mala suerte; el verde simboliza la salud y la forma física. Sin embargo, estas asociaciones cromáticas proceden de un sinfín de creencias, supersticiones y leyendas diferentes, que se unen para formar una imagen colectiva.

Sin embargo, lo que sí es cierto es que, hasta hoy, el color más utilizado para la Daruma es el rojo, y originalmente era el único. Durante siglos, los estudiosos trataron de comprender la motivación de esta elección de color, pero incluso hoy resulta difícil.

Una de las razones podría estar relacionada con Bodhidharma, quien, dado su origen budista, podría haber llevado túnicas rojas. Del mismo modo, los monjes de hoy utilizan túnicas del mismo color.

Otras teorías se refieren a los poderes sobrenaturales del color rojo y su conexión con los dioses. Para añadir a las ya muy sombrías leyendas que rodean al Daruma, su color básico puede tener su origen en un periodo de devastadores brotes de viruela en toda Asia.

En Japón, y en otros lugares, al no saber cómo defenderse de esa «maldición» enviada por un dios vengativo, la gente empezó a vestirse de rojo, pensando que este color agradaba al dios de la viruela y habría ayudado a derogar la enfermedad. Del mismo modo, la gente decoraba sus puertas y casas con cuerdas rojas, en un intento de bloquear el acceso de la enfermedad a sus hogares.

Sin embargo, esta teoría no explicaría por qué, muy a menudo, las víctimas de la viruela serían envueltas mientras estaban enfermas, y en la muerte, con cortinas rojas, como se retrata en el libro Naufragio de Akira Yoshimura.

Según algunas investigaciones, algunas personas creían que al dios de la viruela no le gustaba el color rojo. Lo odiaba tanto, de hecho, que la gente creía que podía transferir la maldición con la que afligía a la gente, de la víctima al paño teñido de lo que para él era un tono tan exasperante.

A lo largo de la historia, se creía que los muñecos Daruma eran capaces de alejar la enfermedad y ayudar a la recuperación (literalmente, recuperar la salud), y gran parte de esta capacidad se asociaba al color rojo, pero nadie fue capaz de dar una razón universalmente aceptada de por qué.

Daruma es uno de los símbolos más reconocibles y populares de la cultura japonesa.

La historia del Daruma se remonta al siglo XVII. Fueron los agricultores locales de la ciudad de Takasaki, en la prefectura de Gunma, los que elaboraron la primera versión de estos muñecos, como amuletos para ser bendecidos por los monjes.

Como el sustento de los agricultores dependía en gran medida de la suerte, idearon este truco supersticioso para ayudarles en sus cosechas. En el transcurso de unas pocas décadas, la práctica de utilizar el Daruma se extendió por todas las profesiones y regiones.

Como suele ocurrir con la tradición, la historia y el origen de la Daruma no tienen el mismo peso que antes. Sus colores no son lo único que ha cambiado. Uno de los mayores cambios que se han producido es el de su representación como muñecas femeninas, las llamadas Princesa Daruma y Dama Daruma.

Aunque estas interpretaciones dieron vida a imágenes como la de Hello Kitty y Miffy como Daruma, suponer que estos cambios se produjeron en la época moderna sería un error. De hecho, los primeros y más drásticos giros en la imagen del Daruma se produjeron durante el periodo Edo en Japón (1603-1868), poco después de que se introdujeran las muñecas.

Durante esa época, se produjo una separación muy clara de las clases sociales. Los mercaderes solían situarse en lo más bajo de la escala, lo que les llevó a crear una especie de microsociedad para ellos. Entre otras muchas cosas, dieron vida a las representaciones femeninas de la Daruma.

Probablemente, esto pretendía burlarse de la clase dirigente, que siempre representaba a Bodhidharma como una figura masculina y fuerte. Las pinturas de Bodhidharma como mujer se hicieron más comunes, mientras que las asociaciones satíricas con el dios se convirtieron en algo cotidiano.

La capacidad de Daruma de mantenerse en pie por mucho que se le tumbe, se asoció a las prostitutas y su tendencia a hacer lo mismo. Las representaciones fálicas de Daruma también se hicieron más comunes hasta que, con el tiempo, la imagen original y las satíricas estaban casi a la par en número y uso.

En los tiempos modernos y contemporáneos, el Daruma se ha convertido en un souvenir, un objeto de exhibición y un bonito regalo. Sin embargo, no ha perdido del todo su poder original en el imaginario colectivo. Aunque no es habitual encontrar personas que conozcan toda la historia que hay detrás de este amuleto de la buena suerte, el Daruma se suele comprar para ayudar a conseguir los objetivos que uno se propone.

El daruma es un símbolo de Japón conocido a nivel mundial.

Al igual que entre los agricultores (y más tarde todo tipo de negocios) en el pasado, no es raro, incluso hoy en día, ver un muñeco Daruma decorando un restaurante, o una tienda, o una casa. Su tamaño también podía dar una idea de la magnitud del deseo de una persona, ya que se cree que cuanto más grande es el muñeco, mayor es la aspiración de la persona que lo adquiere.

Sin embargo, el uso de la Daruma no se limita a los negocios o a algunos hogares. Este muñeco se ha ganado, a lo largo de los siglos, un lugar tan privilegiado en la cultura japonesa, que suele aparecer en numerosas situaciones y lugares.

Los políticos, por ejemplo, suelen llevar consigo sus propios muñecos durante las entrevistas, los discursos y las alocuciones, sobre todo durante el periodo electoral.

Como todos los que obtienen un Daruma, tienen un deseo y se comprometen a pagar al dios con la vista si se lo concede. Podría decirse que esto también se inscribe en una creencia cultural en Japón, a través de la cual un político puede estar mostrando su determinación y compromiso con el país y su gente a través del simbolismo del Daruma.

Este conocido artículo japonés ha sufrido ciertamente numerosos cambios e interpretaciones. Se le considera un dios que puede ayudar a alcanzar el éxito. Representa uno de los aspectos más importantes del budismo zen con su relación con la paciencia, la perseverancia y el sacrificio.

Se convirtió en una figura a la que se pide ayuda mediante amenazas (devolviendo al dios la vista sólo si nos ayuda). En su historia, el Daruma fue tanto un símbolo de la clase dirigente como una herramienta utilizada para burlarse y desafiar al establishment.

Aunque Japón posee una cultura muy interesante y es enormemente rica en simbolismos y tradiciones, pocas imágenes del país pueden presumir de un origen y un significado igualmente polifacético y misterioso tan profundamente arraigado en la sociedad.

La producción de muñecas Daruma es una empresa casi exclusiva de la ciudad de Takasaki, en la prefectura de Gunma (al norte de Tokio). La ciudad produce más del 80% de todas las muñecas que se distribuyen en Japón. Desde aquí, las muñecas llegan a todos los rincones del país, y se pueden comprar en todas las ciudades.

Las Daruma se fabrican con un tipo especial de papel maché hecho a mano llamado washi.

La elaboración del washi es muy laboriosa y se considera, en Japón, un arte propio. Las hojas son extremadamente resistentes y se elaboran a partir de fibra, cubas y una cantidad limitada de productos químicos, mediante un proceso de batido (a menudo a mano) y secado al sol, o en placas calentadas.

Muñeco Daruma sin ojos para que la persona los pinte.
Muñeco Daruma sin ojos

Si la sombría historia y las leyendas que se esconden detrás de la Daruma aún no te han asustado, tal vez quieras aprender cómo utilizar exactamente este talismán, si crees que puede ayudarte. Su atractivo radica en que su «poder» es una mezcla de sobrenatural y psicológico.

Como ya se ha dicho, al comprar el muñeco le faltan los ojos. Lo que debes hacer es pintar un ojo en uno de los círculos blancos en blanco mientras te comprometes con tu objetivo y pides ayuda al dios. A continuación, pintarías el segundo ojo, devolviendo la vista al dios como agradecimiento por ayudarte, una vez que consigas tu objetivo.

Tendrías que recordar que Daruma recompensa el sacrificio y la fuerza de voluntad inquebrantable. Ten en cuenta que fue Bodhidharma quien se negó a ayudar a otro monje que quería ser su aprendiz hasta que el joven alumno decidió demostrar su determinación cortándose los brazos.

Un año después de comprar el daruma debes devolverlo al templo donde lo obtuviste y quemarlo, independientemente de que hayas conseguido lo que deseabas.

Incluso existe una ceremonia llamada daruma kuyo o dondoyaki en varios templos de Japón, durante la cual se queman enormes pilas de Daruma al mismo tiempo (pero no son las únicas ocasiones en las que se puede quemar el muñeco Daruma).

Originalmente, se creía que el efecto beneficioso del muñeco expiraba al cabo de un año. Una vez transcurrido ese tiempo, había que quemar el muñeco para liberar al dios. Este proceso no debe interpretarse como una renuncia a los objetivos. Al contrario, se imagina como una renovación del voto.

nv-author-image

Antonio B

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *